Columnas y paneles ducha

La columna para ducha y los paneles para ducha de IDRAL se caracterizan por higiene y comodidad. La columna para ducha y los paneles para ducha con mezclador temporizado o manual son una solución perfecta para los ambientes públicos como piletas, gimnasios, campings, spas y hoteles. Las columnas para ducha de Idral se presentan como Kits que incluyen varios elementos hidráulicos, facilitando su instalación: de hecho no es necesario realizar obras especiales de albañilería y, sobre todo, puede instalarse solamente un producto, en lugar de varios elementos separados.

Restablecer filtros

Ámbito de uso

Accionamiento

Instalación

Material

¿Tiene alguna pregunta sobre este producto? Contáctenos ahora, le responderemos lo antes posible:

Contáctenos

En la gama de Idral puedes encontrar columnas para ducha en el suelo y paneles para ducha para pared que son el fruto de nuestra búsqueda constante de soluciones nuevas y mejores funcionales y técnicas. Las columnas para ducha se montan desde el suelo y son lo ideal para los espacios al aire libre como piscinas o jardines, mientras que los paneles para ducha se montan en pared y se han diseñado para los vestuarios de gimnasios, piscinas o establecimientos deportivos.

Los grifos que incluimos en estos productos son principalmente grifos temporizados , ya que permiten mantener bajo control el consumo del agua y, por lo tanto, de los costes. El diseño de todos nuestros paneles y columnas para duchas es sencillo, lineal y minimalista y se presta a integrarse fácilmente en cualquier ambiente público. A menudo y las columnas y los paneles para ducha se instalan en condiciones extremas y en ambientes altamente muy húmedos y salinos. Para eso hemos diseñado una serie de productos de acero inoxidable, que son resistentes a estos agentes agresivos.

Entre las columnas para ducha de Idral, también puedes encontrar las duchas solares que, además de tener suministradores temporizados que limitan el desperdicio hídrico, pueden calentar el agua a través de la exposición al sol, reduciendo la energía necesaria para el calentamiento, limitando los costes y las emisiones de CO2. Si se instalan en lugares con temperaturas óptimas, es posible llegar a calentar el depósito desde 12º hasta 34ºC en una hora.